Las 5 Heridas del Niño Interior Que No Te Dejan Conseguir Tus Objetivos y Ser Feliz

¿Cuántas veces te encuentras delante de las mismas circunstancias que no te dejan avanzar? Crees entenderlo pero de forma irracional repites una y otra vez evitando un dolor que te parte el alma.

No te preocupes, es debido a que sufres de herida emocional de tu niño interior. Y si lo comprendes y entiendes, puedes encontrar solución tomando consciencia.

Cuando nacemos, nuestro SER más profundo viene a este mundo a tener experiencias de vida que le hagan crecer espiritualmente. Las vivimos para ir aceptando situaciones desde la comprensión y así poder llegar a amarnos a través de ellas.

El niño pequeño es libre y todavía es un lienzo en blanco. Pero al permitirse SER sin tener todavía filtros mentales ni emocionales, actúa de forma que va en contra de la forma de ser de los mayores que sí se han ido “contaminando” de creencias.

Aquí es cuando el niño no entiende qué ha hecho mal porque desde su mundo nada es bueno ni malo, y empieza a grabar en su mente y corazón sentimientos de culpabilidad.

Dependiendo del suceso que haya vivido, la herida será una u otra que irá marcando su vida. En realidad ese es el trabajo que ha venido a “sanar” en esta vida, y de su comprensión, aceptación y perdón depende su estado de plenitud y felicidad de adulto.

Desde que el niño nace hasta que se hace adulto, va pasando por etapas o ciclos hasta que crea una identidad que le proteja del dolor. Pero el no abrazar su vulnerabilidad en lugar de acercarle a la paz, le aleja y le trae más dolor. Va creando un muro alrededor de su corazón que es el origen del vacío y el malestar existencial.

Primero el niño nace feliz ajeno a los pensamientos de los adultos y de su mundo falso. Después se siente contrariado porque no entiende que el ser libre sea malo y eso le hace sufrir. Para pasar a la fase de rebeldía y creación de una nueva identidad que le proteja y le aleje del dolor. Es una coraza, un personaje que no le deja ser él mismo.

Las 5 heridas emocionales del niño interior son:

  1. RECHAZO

Si de pequeño te sentiste rechazado por tus padres o alguien cercano a ti, de adulto no te aceptarás ni aceptarás a los demás. Te irás aislando y cada vez te costará más relacionarte y si lo haces, crees que siempre te están juzgando y al final te rechazarán. Para evitarlo y no volver a vivir el dolor, no serás muy social. No es el mundo el que te rechaza, eres tú que inconscientemente actúas de forma para que esto sea así. ¿Qué casualidad que siempre te pase a ti y no a los demás? Párate a pensarlo.

Incluso debido a la falsa creencia de que no te mereces lo bueno, es posible que te alejes del placer y del éxito. El sentimiento de culpa está a flor de piel, hacía los demás y hacia sí mismo. Para sanar es necesario que creas en ti y en todo tu potencial.  Trabaja tu autoestima, la culpa y la crítica.

  1. HUMILLACIÓN

Si viviste experiencias de abuso por adultos, incluidos sexuales, esta  es tu herida. Situaciones en donde te ridiculizaron y te hicieron sentir pequeño e insignificante, te van a hacer vivir desde la vergüenza y la culpa. Te cuestionaras y tu autoestima quedará por los suelos. Tienes miedo a actuar porque crees que vas a ser el punto de mira y de las críticas. Esto te paraliza y no te deja avanzar. Trabaja la autoestima, la culpa, la aceptación y el perdón.

  1. ABANDONO

La soledad es el gran miedo de las personas que de niño se sintieron abandonados por los adultos de su entorno. Y sin tener consciencia de ello, les costará tener pareja estable, incluso delante de proyectos, los irán abandonando, creando un ambiente de inseguridad en su vida. A un nivel profundo, eres tú quien no te sientes merecedor de la compañía ni la continuidad y te haces boicot para que esta creencia sea cierta. Abraza a tu ser y hasta que no te sientas merecedor, tu vida no va a cambiar. Piensa en ello. Trabaja la autoestima y acepta para perdonar.

  1. TRAICIÓN

Un corazón herido por una traición de niño tuvo que crear una muralla alrededor de su corazón para poder resistir el dolor. Esa coraza es la desconfianza. No tolera la mentira, por eso en muchas ocasiones se convierte en celoso, siempre buscando la segunda intención y estando a la defensiva para evitar la traición. Actuando de esta manera, en lugar de alejarla la acerca, porque su desconfianza le hace ver traición donde no la hay. Evita por todos los medios el dolor y busca el placer. Trabaja la confianza y el perdón después de entender que todos somos víctimas de víctimas.

  1. INJUSTICIA

Es el gran justiciero de las causas perdidas. Tiene problemas con la aceptación.  Por eso, delante de las injusticias, reacciona de una forma que no es normal, esta reacción le destruye porque busca la perfección para no equivocarse y así no caer en una injusticia. Mucha angustia vivir así. Y como todo no puede ser perfecto y hay que equivocarse para crecer, cuando se equivoca le lleva a una gran frustración que le paraliza y no le ayuda para conseguir sus objetivos. Para sanar tiene que aprender a ser más flexible y aceptar desde la comprensión.

Si quieres que tu vida sea equilibrada, serena y vivir en paz, primero tienes que sanar a tu niño interior para sentirte merecedor de todo lo bueno que hay en la vida.

En mis procesos de Coaching con mis clientes para conseguir objetivos, primero trabajo con la Terapia Transpersonal para encontrar los obstáculos y sanar tu alma, así poder llegar a tus metas más deprisa. Cuando crees en ti y te sientes merecedor de todo lo bueno, llega y más deprisa de lo que crees.

Si crees que puedo ayudarte a vivir la vida que te mereces, puedes rellenar este formulario de calificación para tener una sesión gratuita donde te explico cómo vamos a trabajar juntos

TRABAJAR CONMIGO

www.feligrcia.com

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *