Practica Yoga para Adueñarte de tus Miedos

El mayor miedo del ser humano es saber que poseer toda la potencialidad, que es un ser ilimitado. Y eso asusta, y mucho. No saber gestionarlo o estar a la altura de esta realidad provoca temor.

Eres un ser de luz que brilla con luz propia, pero te da miedo y te cuestionas si podrás dar la talla. Tu baja autoestima empieza a hacer de las suyas y surgen las inseguridades.

Hasta que un día te des cuenta quién eres en realidad y te permitas brillas, tu sola presencia dará la fuerza necesaria a los que te rodean para despertar y transformar sus vidas.

Al dudar de todo tu poder personal, empiezas a tener miedo del mundo que te rodea, reaccionas de forma negativa y a la defensiva debido a la interpretación que haces de la realidad. Tu filtro mental, creado por situaciones vividas en el pasado, hace que algunas experiencias sean muy negativas para ti y para otras personas no.

Si sigues experimentando el mismo tipo de temor prolongado en el tiempo, se va enquistando creando unas impresiones mentales (samskaras) que crean sufrimiento (kleshas)

Si practicas yoga de forma consciente y no como un simple ejercicio, su práctica va más allá de lo físico: puedes llegar a la raíz de ese miedo, descubriendo donde están tus resistencias.

Al realizar las posturas (asanas) puedes observar tus tensiones, y a qué posturas tiene miedo de enfrentarte. El cuerpo se tensa y surge cierta incomodidad. La atención plena durante la práctica te invita a conocerte y a escuchar tu cuerpo.

Practicando yoga empiezas a conectar con tu yo más profundo y empiezas a descubrir aquello que no querías ver de ti. Hasta que no lo ves y aceptas como parte de ti, no puedes sanarlo. Por eso la meditación es el camino más certero para llegar a tu interior.

Con la meditación no puedes escapar de percibir la realidad de tu mundo interior. Las sombras que tanto ocultabas para que no te hicieran sufrir, salen a la luz, y sólo así, pueden ser sanadas. Por eso es esencial amarte lo suficiente para hacer frente a tus miedos y liberar tu corazón prisionero.

Las prácticas respiratorias (pranayama), te pueden ayudar a traer equilibrio y paz mental. El nadi shodhana, (respirar de forma alternada por las narinas derecha e izquierda), no sólo relaja tu mente, también seda y calma el sistema nervioso. Esto hace posible que puedas reaccionar mejor ante el miedo y el estrés.

A medida que vayas profundizando en la práctica, comprenderás que el miedo mental es irreal, es una proyección tuya y al atraversarlo descubrirás que detrás no hay nada.

Sin darte cuenta, al aceptar quién eres en realidad y que formas parte de un Todo Divino, comprenderás que debes abandonarte a la vida y a su fluir. En ese preciso instante, muchos de esos miedos absurdos pierden su razón de ser y se diluyen como el aire.

Si todavía no practicas yoga y vives rodeada de miedos e inseguridades, es un buen momento para plantearte empezar a hacerlo.

Namasté

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *